Mijares y los peligros del Google Maps

Distancia 41,1 kmDesnivel positivo 1.120 m
Tiempo en movimiento 4:15IBP 81
Perfil de la ruta

Puedes descargar el track pulsando aquí.

Una vez más, agradecer a Andrés su amabilidad redactando su visión de la ruta. Yo también pondré mis impresiones entre párrafos.

¡Gracias, amigo!

Antes de comenzar quiero agradecer a Alberto las explicaciones que nos cuelga en la web para poder llegar a los puntos de partida. Son tan claras como cuando llevas GPS, en especial este fin de semana, que el punto de partida no me lo reconocía ninguna de las dos aplicaciones de navegación de las que dispongo en mi móvil y de no ser las indicaciones de la web me hubiese sido imposible llegar.

Cruce de caminos
Cruce de caminos

Para esta ruta por motivos técnicos y logísticos decidí saltarme el primer tramo de la ruta —14 kilómetros y 700 metros de desnivel— y con ello gané una hora y media de sueño. Además me ahorré el frío y el granizo del cual disfrutaron mis compañeros. Me uní a ellos justo a la hora del bocadillo, a partir de ese momento el día cambió, el sol despuntaba y comenzó mi ruta.

Lo cierto es que la salida estuvo durante todo el jueves y el viernes pendiendo de un hilo. Las páginas de meteorología daban lluvia, pero no de la misma manera. Además AEMET tiene una forma de indicar sus predicciones de un modo… Peculiar. Por ejemplo, si un pájaro te mea de camino a su nido, para AEMET significa chubascos ocasionales con tendencia moderada. Sus indicaciones son útiles si vas a sacar a la calle un paso de Semana Santa. Si no, no sirven para absolutamente nada.

Suso huyendo de la tormenta
Suso huyendo de la tormenta

Como ya era viernes y se acercaba la hora de cenar, decidimos dejar de buscar alternativas y arriesgar. Si se ponía a llover, mala suerte. Y no se puso a llover, sino que nos empezó a granizar pequeñas gotas. Mucho mejor que la lluvia. En vez de mojar la ropa, rebotaban y caían al suelo.

La primera parte de la fue tremenda. Pese a tener bastante desnivel de buena mañana, era mucho más llevadera que lo que vino a continuación. Bajadas rotas pero a la vez bastante fáciles y alguna curva con arena puesta con muy mala sombra.

A mitad de la subida maldita
A mitad de la subida maldita

Así que iniciamos el ascenso hacia El Cerro de la Grajuela subiendo por distintas pistas forestales, las cuales se encontraban totalmente destrozadas con toneladas de piedras sueltas. Al mínimo error de lectura del terreno perdieras la tracción, haciendo que el desgaste físico fuera bastante patente, pero ese no era nuestro mayor problema. Lo peor era que en ocasiones ibas tan tranquilo en la bici, a tu ritmo, cuando de repente veías al resto del grupo —no unos cuantos, sino todos— bajando de sus bicis y continuando el ascenso a pie. Bueno, más que ascenso era una escalada, arrastrando las bicis montaña arriba. En mi caso puede ser normal, pero ver a Jorge, Alberto o los dos Juanes, que son grandes escaladores era para que te temblaran las piernas.

Con la bici al hombro
Con la bici al hombro

Desgraciadamente esta ruta tiene un fallo en uno de sus tramos. Un fallo que ya había sufrido anteriormente, pero al menos esta vez no me pilló con diez kilos cargados en las alforjas. Ese fallo es suponer que una linea recta y marrón visible en el Google Maps es una pista en condiciones. O que un track sacado del wikiloc sin fotos, sin descripción y con el nivel de dificultad moderado sea realmente moderado. Pero ocurre en las mejores familias. Fue solo unos minutos, pero… ¡Qué minutos! Todos con la bici a cuestas, y Víctor directamente con la bici al hombro.

¡Cuidado, es agua!
¡Cuidado, es agua!

Pero como no miramos hacia atrás ni para coger impulso, el sábado El Perro Verde se disfrazó de La Cabra Verde para poco a poco, y con una corta pero intensa visita del habitual viento conseguimos llegar a lo más alto, donde nos esperaba un cartel —cortesía de Btt Requena— que indicaba la frase más fantástica que podría leer yo en ese momento de cansancio. Rezaba:

Precaución: 3 km de bajada

A partir de ese momento iniciamos una bajada que nos llevaría hasta Hortunas por sendas con algunos tramos trialeros donde encontrábamos todo tipo de indicaciones para que la bajada fuera bastante cómoda. Es la gracia de hacer un tramo de la marcha de Requena el día antes. ¿Que había una sección de escalones? No te preocupes, que ya estaba avisado. ¿Que llegabas a una confluencia de caminos? Nada, mira el suelo que las gigantescas líneas blancas te indicaban el camino, y así hasta llegar a la entrada del pueblo.

Parados en la nada
Parados en la nada

¡Qué senda! ¡Qué gran senda! ¡Qué bajada! ¡Qué botes! ¡Qué pedruscos! Solo por esos diez minutos bestiales merece la pena volver. Y qué recibimiento al llegar a Hortunas, pasando el río a toda velocidad, dejando que el agua te salpique entero.

De pensar en la bici que iba Juan Moya, me hubiera gustado esperarme para ir siguiéndole y ver el espectáculo.

El último tramo inició bastante bien, descendiendo gradualmente. Primero por asfalto y luego por una pista en muy buen estado y así nos adentramos en lo que para mí fue el segundo paisaje más bonito de toda la jornada —el primero fue mi coche, cuando termine la ruta totalmente agotado—. A la izquierda teníamos laderas de césped verde, a la derecha en forma de herradura nos arropaban las montañas y en medio nosotros rodando por la pista con el dulce sonido del agua que corre por su lecho. Pero una vez más la alegría dura poco en casa del pobre. Llegamos a un punto en el que el track nos obligó a seguir a campo a través hasta llegar al borde del riachuelo el cual comenzamos a bordear lentamente para encontrar un lugar para cruzar. Cuando al fin encontramos dicho lugar y tras cruzar el río con la bici al hombro, saltando piedras vimos lo que se suponía que era el camino… Por llamarlo de alguna manera. Incrédulos, tras revisar los GPS y confirmar que era por ese lugar, nos dispusimos a realizar la última escalada libre del día. Tras superar ese obstáculo llegamos a la CV-429, donde tras superar un leve repecho todo era una bajada de unos 4 o 5 kilómetros hasta la entrada de Mijares.

Segundo de los pasos por el río.
Segundo de los pasos por el río.

Pero para mí no había acabado la mañana. Como me gusta ir el último, cada vez que el grupo se enfrenta a una subida, para no variar me quede solo, lo cual hizo que a diferencia de mis compañeros, al llegar a la carretera en vez de descender directamente hasta Mijares, continué siguiendo el track. Me desvié levemente de la CV-429 para adentrarme unos 600 metros en la montaña hasta llegar al Cortijo Feliciano. Actualmente está abandonado y tiene muchas papeletas para servir de escendario de una peli de terror. Y a continuación tocó descender por una mini trialera de unos 300 metros entre raíces y escalones para empalmar de nuevo con la carretera y encontrarme con el resto del grupo, que ya estaban listos para volver a Valencia.

De vuelta a Mijares
De vuelta a Mijares

La verdad, pese a mis quejas a Juan durante los tramos de escalada, esta ruta para mí fue magnifica. Con grandes paisajes, descensos divertidos y rápidos pero sin llegar a ser suicidas y sobre todo, como siempre, en gran compañía. Una vez más, gracias a La Cabra El Perro Verde por permitirme acompañarlos.

Valoración de la ruta

La ruta en sí es espectacular. Está dividida en dos partes bastante diferenciadas. La primera parte tiene una subida intensa pero se puede subir sin paradas. Tiene curvas muy cerradas pero a la cuarta que haces ya te acostumbras y las tomas todas del tirón. Además tiene una bajada rápida y muy rota. El único tramo difícil (Damián y yo andando, obviamente) es la trialera que hay antes de llegar a Mijares de nuevo.

La segunda vuelta es mucho más dura. Rampas imposibles que surgen de impreviso, subir largos cortafuegos con la bici al hombro, subir cuestas con la bici al hombro, y cuando piensas que vas a comprarte un cojín para llevar más cómoda la bici al hombro aparece la madre de todas las sendas que te reconcilia con la ruta.

Puntuación de la ruta:
Tres estrellas y media
PuntosPuntosPuntosPuntosPuntos
Dificultad física:
Cuatro pedales
PuntosPuntosPuntosPuntosPuntos
Dificultad técnica:
Tres pedruscos
PuntosPuntosPuntosPuntosPuntos
Paisajes:
Tres carrascas y media
PuntosPuntosPuntosPuntosPuntos
Peligrosidad:
Un hueso roto y medio
PuntosPuntosPuntosPuntosPuntos

Dentro vídeo

Las fotos del día

Un comentario en «Mijares y los peligros del Google Maps»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *