Rodanas bajo la lluvia

Distancia 59,5 kmDesnivel positivo 853 m
Tiempo en movimiento 3:59IBP 55
Aunque el pasado sábado en teoría teníamos preparada una ruta por Vallada, el tiempo no hacía nada recomendable salir hasta allá. No es lo mismo hacer una ruta saliendo de casa y que te llueva a mitad de camino, a que se ponga a llover a una hora en coche de casa. Además, en este caso, las páginas de previsión meteorológica eran totalmente claras y unánimes. Tormentón, y más de cara a la hora de comer. Pero no me apetecía quedarme en casa. Echo muchísimo de menos las rutas de varios días recorriendo Cuenca, o Teruel, con todos los trastos en el portapaquetes, durmiendo tirados en el suelo de un polideportivo, y sobre todo, sin escapatoria a las inclemencias del tiempo. Si un día te despertabas en Carboneras de Guadazaón con el plan de llegar a Cuenca y de pronto comienza a diluviar, no te queda otra. Cargas las alforjas, les pones el cubrelluvias, tu chubasquero, los guantes de plástico, te envuelves las calas en bolsas de supermercado y… ¡Hala! ¡A rodar! Nadie te va a llevar en coche, ni va a aparecer un autobús mágico. Evidentemente nadie saldría de casa con la bici de carretera si avecina tormenta, ni para rodar por zonas de montaña complicadas… Pero ir por pistas y carreteras vecinales es divertidísimo. Le da un toque sufrido y épico. La satisfacción por finalizar el trayecto se multiplica con metafóricas heridas de guerra en forma de barro, reconfortante ducha templada y nuevas aventuras vividas. Así que la lluvia, lejos de detenerme, me incitaba a salir con más ganas… Y pocos caminos pisteros y cercanos a Valencia podremos encontrar como el ascenso a las Rodanas. Pero nadie me acompañará, porque en cuanto se oye la lluvia, los ciclistas huyen despavoridos como si cayesen pianos de cola en vez de gotas de agua. ¿Nadie? ¡No! Miguel dice que se unirá cuando pase cerca de su casa.
Camino a Montecañada
Camino a Montecañada
El día amanece tremendamente nublado. Está tan negro que parece que vaya a impedir que amanezca. Puntual a las ocho de la mañana salgo desde el parque de cabecera camino de Paterna. Barro no hay, pero los charcos ocupan casi la totalidad de la pista. A falta de un kilómetro y puntual a la cita, aviso a Miguel para que vaya saliendo de casa. Ya no hay vuelta atrás. La humedad del aire se notaba con tan sólo respirar. Las ruedas perdían energía al rozar sobre la tierra, que aún compactada, al mojarse complicaban el pedaleo. Como siempre, al llegar a las cadenas comienza la parte complicada de la ruta. Ya Miguel me advertía de que fuera tirando, que a partir de las cadenas, la pendiente y el estado del firme podían hacerle parar… Y ponerse a pedalear de nuevo en esas condiciones es complicado. Pero aún parando, poca tregua dió. A la vez llegamos a la cima, las puertas de Mordor. Creíamos que no encontraríamos a nadie en toda la mañana, pero en un momento empezó a aparecer gente de la nada.
En la cima
En la cima
Y justo al empezar a bajar, en el único momento del día en que podría resultar peligroso, se pone a llover. Nada, una simple llovizna que aunque cala ni siquiera merece que paremos a cubrirnos con el chubasquero. Mucho antes de llegar a la pista que nos llevará a Ribarroja ya habrá parado. Tras atravesar Ribarroja emprenderemos para volver el mismo camino que a la ida. Poco antes de despedirme de Miguel noto como de forma súbita la rueda de atrás se desinfla completamente. Menos mal que el pinchazo es justo ahora, en compañía, sin lluvia y con la rueda sin barro. Un trozo de vidrio del tamaño de una uña había traspasado la cubierta y aún estaba ahí, atrapada en la goma. ¡Menos mal que Miguel tiene algo más de maña que yo a la hora de estas reparaciones! A la hora de volver los charcos aún eran más grandes que a la ida, así que aprovechando lo temprano que era me puse a explorar nuevos caminos por la zona de la Lloma Llarga. No sabía que me estaba metiendo en una zona vallada, pero como ya sabemos como funciona el tema de ponerle puertas al campo, al poco de buscar encontré un tramo de verja roto con unos alicates por los que poder salir. Finalmente tras setenta kilómetros, con lluvia, con pinchazos, con cuestas, con momentos de perderse, parando a recoger a Miguel, parando en la cima de las rodanas… ¡A las doce y media ya estaba de nuevo en Valencia! ¡Así da gusto!

Valoración de la ruta

La típica salida a las Rodanas volviendo a casa por la Cañada en vez de por la cantera. Quería que lloviese y llovió, pero justo en el peor momento. Aunque lo que cayó por la tarde fue de salir en la zodiac de recate de la Cruz Roja, en vez de en bici.

Las fotos del día

2 comentarios en «Rodanas bajo la lluvia»

  1. Fuisteis los más valientes aquel día. Las narraciones de Alberto me encantan.
    ¡Bravo por los dos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *