Cambiando la cadena

Por nuestro compañero José Luis Pérez

La cadena es uno de los componentes que más sufre el desgaste por uso. Es importante mantenerla en buen estado y correctamente engrasada. Bajo mi punto de vista, el engrase debe realizarse a base de cera liquida, y además deberemos vigilar un posible estiramiento de los eslabones debido al desgaste por uso. Si realizamos el cambio de cadena en el momento adecuado, podremos alargar la vida útil de nuestros platos y piñones y evitaremos el dicho popular, de que cada 3 cambios de cadena hay que cambiar la transmisión completa, pudiendo conservar mayor tiempo nuestros platos y piñones.

Existen opiniones acerca de si se debe cambiar cada 2 000, 3 000, 5 000 o incluso 10 000 kilómetros de uso, aunque realmente se debe cambiar cuando empieza a alargarse, indiferentemente de los kilómetros que hayamos hecho con ella, pues cada uno tenemos una forma muy diferente de pedalear y no es lo mismo ir atrancado —ejerciendo más fuerza sobre la cadena— que ir con mayor cadencia de pedaleo, en donde la cadena se estirará menos. Existen unos medidores para saber el desgaste entre eslabones, mostrando con gran exactitud el alargamiento de la cadena. Normalmente llevan dos escalas de medida: 0,075 y 0,10.

Si el medidor no entra en los eslabones, significa que la cadena todavía está en buen estado. El 0,075 indica que la cadena está estirada un 75% y 0,10 indica que está estirada al 100%. Yo personalmente cambio mi cadena a partir del 75%, así me aseguro de no llegar al 100%, con el peligro del desgaste de los piñones.

Esta cadena ya está llegando al final de su vida útil

Para llevar a cabo el cambio de cadena, necesitaremos un tronchacadenas, el cual no debería faltar en ninguna bolsa de herramientas, pues nos puede sacar de un apuro en ruta. Los pasos son los siguientes:

  1. Una vez quitada la cadena vieja, procederemos a colocar la nueva cadena en el plato grande y piñón grande, sin pasarla por el interior del cambio, de esta forma la cortaremos a la medida exacta de nuestra transmisión.
  2. Una vez unida la cadena con la ayuda de algún alambre o gancho, deberemos dejar 2 juegos completos de eslabones, (quiero decir 4 links ) más larga de donde termina la parte superior.
  3. Procederemos a cortarla con el tronchacadenas, y tal y como se aprecia en la siguiente imagen 4 links se superponen. Esa es la medida exacta para nuestra transmisión, siempre que no nos cambiemos a un plato o piñón de mayor tamaño, en cuyo caso habría que alargarla siguiendo el mismo método descrito.
  4. Una vez cortada a medida ya podemos ponerla por las roldanas del cambio trasero y el desviador delantero.
  5. Ayudándonos otra vez del alambre, pues de lo contrario el muelle del cambio tiraría de ella y nos sería difícil manejar la cadena y el tronchacadenas a la vez, procedemos a colocar y cortar con el tronchacadenas el bulón o pasador que viene en la nueva cadena.
  6. Algunas cadenas, dependiendo del modelo y marca, hay que colocarlas en la posición correcta. En este caso Shimano XT, lleva su logotipo por la parte que ha de quedar en el exterior.

Y esta es la diferencia de la nueva cadena con respecto a la vieja:

Espero que os sirva de ayuda este mini-brico a la hora de cambiar vuestra cadena. Recordad que tenéis que comprar la cadena adecuada a vuestras velocidades, pues dependiendo de las coronas o piñones que llevéis, las cadenas son de diferentes anchos.