Revisión y engrase de buje Shimano

Por nuestro compañero José Luis Pérez

Los bujes que no son de Shimano normalmente llevan rodamientos sellados y no es necesario hacerles mantenimiento, sólo cambiar los rodamientos cuando se estropeen. Sin embargo, según Shimano, su sistema es mejor pues aguanta fuerzas de torsión en todos los sentidos y los rodamientos sellados sólo aguantan en vertical. Cuando notes que la rueda esté un poco frenada, hace ruidos o una ligera vibración que denote que hay una bola del rodamiento rota, toca hacer revisión y engrase del buje.

Los pasos son los siguientes:

  1. Quitamos el disco con la llave correspondiente, que es la misma que la del cassette.
  2. Por la parte contraria a la del disco, con la llave de conos y una fija del 17, desenroscamos hacia la izquierda la contratuerca, y luego la tuerca.
  3. Sacamos el eje por la parte del disco, con cuidado de no perder ninguna bola.
  4. Nos ayudamos de unas pinzas para ir sacando las bolas de las dos caras del buje. En este caso, 10 bolas a cada lado.
  5. Limpiamos bien con toallitas húmedas, y ayudándonos con un palillo, la grasa vieja, tanto del interior del buje como del eje y de las bolas.
  6. Una vez limpio, ponemos grasa nueva, si puede ser grasa con teflón.
  7. En el cono del eje también ponemos grasa.
  8. Introducimos las bolas con ayuda de las pinzas. Se quedarán sujetas gracias a la grasa.
  9. Introducimos el eje desde la parte del disco, con cuidado de que no se caiga ninguna bola.
  10. Ponemos la rosca interior, que realmente es el cono, engrasándolo previamente. Lo enroscamos con la mano hasta que esté apretado y luego colocamos la contratuerca. Debemos jugar con el cono y la contratuerca para que quede bien apretado, pero a la vez que gire libremente la rueda sobre el eje. Si nos pasamos, quedará frenada.

Colocamos nuevamente el disco de freno y ya tenemos hecho el mantenimiento del buje Shimano, que son los que llevan el sistema de conos. Cada cierto tiempo hay que hacerles este mantenimiento, no esperes a que el único remedio sea cambiarlo.